COMO PASAR UN VERANO FELIZ (SI NOS DEJAN)

1. Olvídese de la política.  Aquí, a finales de julio, el único molt honorable es usted. Y, además, en septiembre seguirán estando todos en primera fila. Un mes sin ellos no es un problema. Todo lo contrario. Los países superan las peores catástrofes, ¿no van a sobrevivir a sus peores gobernantes? En Italia nunca están mejor que cuando tienen un Gobierno en funciones que no decide nada. Por algo será.
2. Viva y deje vivir. El verano no es tiempo para dar el coñazo a nadie, ni para exigir más de lo que haríamos el resto del año a los que nos sirven, a los que trabajan con nosotros o para nosotros. Si está de vacaciones, deje en paz incluso al portero de la finca donde veranea. No sea pesado. Piense en los demás, en los que no pueden tener vacaciones y en los que tienen mucho menos que usted.
3. Sea razonablemente austero. No digo que no gaste, porque, entonces, ¿de qué iban a vivir todos aquellos para los que el verano es su tabla de salvación? Pero no se lo gaste todo. Septiembre está a la vuelta de la esquina. Con un poco de imaginación, bastante alegría y ganas de comerse el mundo, se puede pasar fantásticamente.
4. Desembarácese de lo que le sobra. Si fuéramos capaces de vivir con la mitad de lo que tenemos, de no tirar los alimentos que no comemos o los medicamentos que no usamos, la otra mitad de la humanidad estaría alimentada y sana. Claro que hay crisis en España, pero todo depende de con quién nos comparemos.
5. Mire hacia su interior. Tenemos un país maravilloso que apenas conocemos. Mirar el mar, la montaña, los desfiladeros, los lagos, los valles… es único. La naturaleza da gratis mucho más de lo que el hombre es capaz de destruir en toda su historia. Hay que ver todo con ojos nuevos. Pero si no miramos hacia nuestro interior y nos buscamos, la vida puede pasar sin que haya valido la pena. Hacia nosotros y hacia nuestros más próximos. A veces cuanto más cerca están, más lejos nos sienten.
6. Respete a los diferentes. Y a todos. Si no somos capaces de convivir con los que no son como nosotros, seguramente tampoco seamos capaces de aguantarnos a nosotros mismos.
7. Abra los ojos. La nuestra es una sociedad anestesiada que no tiene capacidad de autocrítica y prefiere que la traten como si estuviera aborregada. Quítese las anteojeras, no se quede en casa, no vea demasiado la televisión, hable con los suyos y con los ajenos, descubra otras culturas y aprenda de otras formas de vivir.
Y si todo esto no le funciona, inténtelo a partir de septiembre. ¿Quién ha dicho que el verano termina en agosto?
Texto  cogido de:
http://www.europapress.es/opinion/franciscomuro/francisco-muro-iscar-pasar-verano-feliz-si-nos-dejan-20140731120018.html

 

FELIZ VERANO

 Llega el mes de Agosto y disfrutaremos de unas merecidas vacaciones.

  Por ello os deseamos BUEN DESCANSO